Sign In

Remember Me

Beneficios del salmon para la salud del Corazon y el Cerebro

El salmón es un pescado que destaca por su popularidad en distintas recetas debido a su sabor delicado, color característico y versatilidad para la cocina. Sin embargo, el motivo de su popularización fue gracias a los maravillosos beneficios del salmon para la salud, especialmente después de que diversos estudios científicos descubrieron que su consumo implica una gran cantidad de beneficios, entre ellos se destacó sus altas cantidades de grasas saludables como el Omega 3 que ayudan a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, pero esto no es todo, a continuación conoceremos mas sobre los beneficios del salmon:

beneficios del salmon

Los beneficios del salmon se deben principalmente a su contenido en omega 3

Beneficios del salmon a resaltar

Es una fuente de omega 3

Los beneficios del salmon son principalmente debido a su contenido en Omega 3, el cual es considerado un ácido graso esencial y, por lo tanto, no pueden ser sintetizados por el cuerpo y debe ser obtenido a través de alimentos. Esta sustancia está presente en alimentos de origen vegetal, pero sobre todo en peces que habitan en aguas profundas de océanos fríos (como el atún, el bacalao, sardinas, trucha, arenque y caballa). El salmón, sin embargo, representa una de las principales fuentes dietéticas de ácidos grasos Omega 3 en su forma llamada eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA).

Promueve un sistema cardiovascular saludable

Está probado que el consumo del omega 3 que tiene el pescado puede tener una acción anti-inflamatoria, protectora del corazón y del sistema circulatorio, por consecuencia disminuye la formación de placas obstructivas en los vasos sanguíneos y reduce los triglicéridos plasmáticos. Cuando esto se une a la activación de las plaquetas mejora la función endotelial y controla la presión arterial. Los ácidos Omega 3 ayudan a reducir las enfermedades cardiovasculares tales como ataque cardiaco y accidente cerebrovascular (ACV).

Mejora la visión

Además, el Omega 3 juega un papel importante en el funcionamiento de las membranas de las células presentes en la retina, y un bajo consumo de esta sustancia está asociada con la disminución de la agudeza visual y la degeneración macular.

Previene enfermedades degenerativas

Esta sustancia también esta relacionada con la formación y desarrollo de las células cerebrales, la regulación de la fluidez de las membranas y, según algunos estudios experimentales tener altos niveles de ácidos grasos Omega-3 en el cerebro induce al aumento de las proteínas ligadas a una menor formación de placas amiloides, esto sugiere que esta sustancia previene el desarrollo de la enfermedad del Alzheimer. Además, algunos estudios han encontrado que una alimentación rica en ácidos grasos Omega 3, junto con otros factores, se asocia a un menor riesgo de sufrir de depresión.

Otros estudios sugieren que ingerir ácidos grasos Omega 3 mejoran la señalización de la insulina, manteniendo así un mejor control de la glucosa en sangre (azúcar en la sangre) reduciendo así el riesgo de desarrollar diabetes mellitus de tipo factor de 2 y que junto al control del colesterol, ayudan a mejorar de algunos componentes del síndrome metabólico (Síndrome metabólico es la conjunción de múltiples enfermedades o factores de riesgo que aumentan las probabilidad de sufrir de una enfermedad cardiovascular o diabetes).

Es muy nutritiva

Los beneficios de salmon no se limitan únicamente a la presencia de los ácidos grasos Omega-3 ya que también es una fuente de vitaminas A, D y minerales tales como selenio y magnesio. Algunos estudios científicos sugieren que los beneficios del salmon incluyen el mejoramiento de la salud de los cartílagos y articulaciones debido a las pequeñas moléculas de proteínas, denominadas péptidos bioactivos que actúan como regulador de la síntesis de colágeno y la mineralización ósea, factores que, en combinación con la capacidad de lucha del Omega 3, podría ser un aliado en el control y tratamiento de la artritis.

¿Cómo consumir y aprovechar los beneficios del salmon?

Idealmente, en la preparación de salmón, debes utilizar el mínimo de grasas añadidas (tales como mantequilla o aceite) ya que pueden aumentar considerablemente el contenido de grasa de la comida, ya que el salmón es en sí es un pescado rico en lípidos.

El salmón crudo se puede consumir en platos como el sashimi que, al no estar sometido a ninguna tipo de cocción preserva su contenido de vitaminas sensibles a las altas temperaturas y mantiene su perfil de grasas. Sin embargo, el comerlo crudo es precisamente el motivo por el cual la compra, almacenamiento y manipulación deberán de realizarse muy cuidadosamente con el fin de evitar cualquier tipo de contaminación y riesgo de intoxicación alimentaria. Es importante destacar que la carne del salmón debe presentar una consistencia firme y color brillante, además de que, una vez descongelado no debe de ser congelado nuevamente.

La porción recomendada de salmón a consumir en una comida principal (almuerzo o cena) es de aproximadamente 100 gramos. Con el objetivo de tener una mayor variabilidad de alimentos se recomienda encarecidamente incluirla en la dieta, alternándose con otras fuentes de ácidos grasos Omega 3 de pescado al menos dos veces a la semana.

Para aprovechar los beneficios del salmon y sin incurrir en excesos se recomienda evitar el consumo excesivamente desproporcionado de salmón, y la regla se aplica a cualquier otro alimento en una sola comida, incluso aquellos con alto valor nutritivo como este pez. Debido a que un exceso de un determinado grupo de alimentos en nuestra dieta implica la falta de otros nutrientes en la misma comida.

Lo ideal es que un patrón de alimentación exagerada se reserve para circunstancias excepcionales ya que no debe ser algo que se produzca repetidamente.