Sal de Epsom: Beneficios y consejos sobre el sulfato de magnesio

La sal de epsom es utilizado por muchos profesionales del cuidado de la salud con fines terapéuticos y como un tratamiento complementario para ciertas condiciones. Es por esta razón en este artículo te hablaremos sobre cuáles son los beneficios de la sal de epsom y las razones para incorporarla en tus hábitos diarios de manera adecuada.

beneficios de la sal de epsom

Generalmente, este producto se utiliza para tratar problemas como el dolor muscular. Siendo considerada como segura y muy fácil de usar, pero únicamente cuando se utiliza apropiadamente.

Si quieres utilizar la sal de Epsom simplemente debes agregarla en tu próximo baño desintoxicante o puedes remojar tus pies en una mezcla de agua con este producto. Esta se caracteriza por no dejar tu piel seca, a diferencia de otras sales, manteniendo tu piel suave y sedosa. Sigue leyendo y conoce algunas razones para agregar esta sal a tu rutina.

¿Qué es la sal de epsom?

La sal de epsom o también conocida como sulfato de magnesio es un producto compuesto por sulfuro, magnesio y oxígeno. Si bien este compuesto lleva el nombre de sal, no tiene nada que ver con la sal de mesa debido principalmente a su estructura. Un nombre que se le dio debido al lugar donde se descubrió, el pueblo de Epsom, en Inglaterra. También se debe destacar que si bien tiene la apariencia de la sal de mesa, su sabor es diferente ya que es algo desagradable por su sabor amargo. Es por esta razón que si bien se puede ingerir, muchos optan por utilizarlo en el baño, más no como un saborizante para los alimentos.

Incluso se sabe que este producto ha sido utilizado por cientos de años para tratar el estreñimiento, la fibromialgia y el insomnio. Sin embargo, estos beneficios aún no han sido probados por la ciencia. Siendo la mayoría de sus beneficios atribuidos a su contenido en magnesio, mineral que en la mayoría de las dietas es deficiente.

¿Cuáles son los beneficios de la sal de epsom?

Tiene un alto contenido en magnesio

El magnesio es un mineral que regula a más de 300 enzimas presentes en el cuerpo y participa en muchas funciones corporales. Incluyendo las funciones musculares, la producción de energía, la eliminación de toxinas dañinas, entre otros. ( 1 ) Dada la importancia del magnesio, no es de extrañar que su deficiencia este asociada a problemas crónicos, como la diabetes tipo 2, el Alzheimer, la presión arterial alta, problemas cardíaca, derrame cerebral, entre otros. ( 2 )

Llegando a ser muy preocupante que en la dieta actual las personas no consuman las cantidades adecuadas de magnesio; no sólo por una deficiencia de esta sustancia en los alimentos, sino que también los fitatos y oxalatos de algunos alimentos interfieren con la absorción de este importante mineral en el cuerpo. ( 3 )

Siendo la Sal de Epsom una fuente rica en esta sustancia. Aunque se debe resaltar que, a pesar de ser considerado como un suplemento de Magnesio por la FDA, expertos en la medicina tradicional afirman que el magnesio de este producto se puede absorber mejor cuando se utiliza en un baño desintoxicante.

La realidad, es que este hecho no ha sido probado con evidencia científica; pues, el único estudio que se ha realizado no tiene las pruebas estadísticas suficientes. Por lo que sus resultados pueden ser cuestionables e incluso los científicos han afirmado que el magnesio no se puede absorber en cantidades adecuadas a través de la piel. Aunque no deja de ser curioso que 16 de 19 personas sanas mejoraran sus niveles de magnesio en sangre tras sumergirse en agua con sal de epsom. ( 4 )

Reduce el estrés y mejora el sueño

Uno de los beneficios que posiblemente tenga la Sal de Epsom debido a su alto grado de Magnesio es que puede promover el sueño y mantener el estrés a raya. Esto se debe a que este mineral promueve la producción de los neurotransmisores inductores del sueño y reductores del estrés en el cerebro.  ( 5 )

Asimismo, es conocido que participa en la producción de melatonina, una de las hormonas encargadas del sueño.

Por otro lado, es sabido que tener bajos niveles de magnesio afecta negativamente la calidad del sueño y aumenta los episodios de estrés. Expertos afirman que los baños hechos con sal de epsom mejoran la absorción de magnesio a través de la piel. Sin embargo, también se afirma que este efecto calmante se debe a lo relajante que puede ser un baño con este producto. Sin importar la causa, la evidencia anecdótica es una clara señal de su capacidad para mejorar el sueño.

Puede ser útil en caso de estreñimiento

Su contenido en magnesio permite que la Sal de Epsom sea utilizado como un remedio natural para tratar el estreñimiento. Este mineral actúa atrayendo al agua hacia el colon, lo cual a su vez promueve los movimientos intestinales. Es por esta razón que se recomienda el consumo de magnesio por vía oral para aliviar el estreñimiento, mediante su forma de citrato de magnesio. Sin embargo, también se piensa que la sal de epsom puede ser útil con tal fin, aunque aún no ha sido estudiado. Llegando a ser aprobado como un laxante por la FDA.

Entre los estudios hechos se puede señalar al resumen hecho por la “Therapeutic Advances in Gastroenterology”, donde se señaló la existencia de pruebas sólidas que afirman el potente efecto laxante de la Sal de Epsom, tras realizar una serie de estudios in vitro. ( 6 )

Los expertos recomiendan que los adultos consuman de 2 a 6 cucharaditas de esta sal en al menos 8 onzas de agua de manera inmediata. El efecto laxante puede tardar de entre 30 minutos a 6 horas. Sin embargo, su uso como laxante debe ser ocasional. Esto se debe a que la sal de epsom puede producir efectos secundarios como hinchazón y heces líquidas. ( 6 )

Siendo esta una alternativa inteligente para evitar los laxantes que se venden en el mercado actual. Estos comúnmente se encuentran cargados de saborizantes artificiales y compuestos químicos cuestionables.

Reduce el dolor y la hinchazón

Una de las afirmaciones más comunes que se hace sobre la sal de epsom es que es ideal para reducir el dolor y la hinchazón. Siendo mucho las personas qué recomiendan tomar un baño de sal de epsom con el fin de reducir los síntomas de la artritis y la fibromialgia.

Su capacidad para reducir el dolor también se puede deber a su contenido en magnesio, ya que generalmente las personas con estas enfermedades sufren de una deficiencia de este mineral. Un estudio hecho a 45 mujeres con fibromialgia concluyó que la aplicación de cloruro de magnesio en la piel ayudo a reducir los síntomas de su enfermedad. ( 8 )

Sin embargo, se requieren de más estudios científicos para poder afirmar tal cualidad de este producto.

Elimina las toxinas

Los sulfatos que posee este producto ayudan a que el cuerpo elimine las toxinas. Es por esta razón que su uso ayuda a desintoxicar al organismo de los metales pesados; ayudando a disminuir la acumulación interna de sustancias nocivas.

Se dice que la piel humana es altamente porosa; por lo que, agregar minerales como el magnesio y el sulfato mediante un baño con sal de epsom, provoca un proceso llamado como ósmosis inversa. Este consiste en extraer la sal del cuerpo y las toxinas peligrosas. ( 9 )

Incluso se afirma que llega a ser recomendable hacer un baño desintoxicante con este producto, como parte de un plan para perder peso de manera saludable. Aunque ninguno de estos hechos ha sido probado por la ciencia ya que solo existe la evidencia anecdótica.

Si bien la cantidad de sal de Epsom a utilizar en el baño puede variar; en un baño desintoxicante se agrega al menos dos tazas de esta sal al agua. La persona debe sumergirse por unos 40 minutos en total. Los expertos recomiendan consumir agua antes, durante y después del baño, con el fin de  prevenir la deshidratación y aumentar la desintoxicación.

Posibles efectos secundarios

La sal de epsom es considerada como un producto totalmente seguro; pero, su uso incorrecto puede ocasionar algunos efectos secundarios. Sin embargo, estos solamente ocurren cuando se ingiere por vía oral.  Lo primero a mencionar es que el sulfato de magnesio tiene un efecto laxante poderoso por lo que puede provocar diarrea y otros malestares estomacales.

Si lo vas a utilizar como un laxante, es necesario el consumo de mucha agua para evitar las molestias digestivas. Además, no se debe consumir más de la dosis recomendada por el producto sin antes consultarlo con su médico.

El consumo excesivo de sal de epsom puede provocar una sobredosis de magnesio. Los síntomas incluirían náuseas, mareos, dolor de cabeza y enrojecimiento de la piel. En casos más graves puede provocar problemas cardíacos, parálisis, coma y muerte; aunque llega a ser poco probable. Es por esta razón que siempre debes seguir las instrucciones de tu Médico o del producto de confianza adquirido.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Si desea utilizar la información proporcionada contacte con [email protected]