Mercurio en el pescado – Datos sobre este peligroso metal en peces

Es bastante conocido que la mayoría de las especies de pescado tienen niveles variables de mercurio (1). Un hecho que se ha visto influenciado a mayor debido a la contaminación constante a la que están expuestos los mares con este elemento nocivo, permitiendo que los niveles de mercurio en el pescado se mantenga en aumento.

mercurio en el pescado
El salmón es una de las menores fuentes de mercurio, los mariscos una de las mayores.

Si bien se afirma que la sobre-pesca y la contaminación son responsables de este aumento, expertos también afirman que la bioacumulacion de mercurio puede deberse al calentamiento que se produce en el agua de mar.

Gracias a la concientización ambiental de muchos países se ha logrado reducir significativamente los niveles de mercurio atmosférico; pero, ¿Por qué los niveles de mercurio no se han reducido en los peces? (2).

Resulta que la revista científica Nature ha publicado un estudio que se realizo entre 1970 y el año 2000. Realizado por el equipo de investigadores de Harvard, “Trusted Source”, en donde se demuestra que los niveles de metilmercurio de especies de bacalao del ártico se han mantenido en aumento (3).

Un hecho de suma importancia debido a que el ecosistema de los mares ártico y antártico son una gran referencia gracias a su ambiente virgen. De esta manera, un aumento en los niveles de mercurio en estos lugares se puede extrapolar a nivel global (4).

Todo esto ha vuelto a revolotear al mundo científico. Janilyn Hutchings, científica alimentaria especializada en seguridad alimentaria para “StateFoodSafety” comenta: “…deben ser conscientes de los riesgos de comer mercurio, en especial las mujeres embarazadas…”, “…puede causar trastornos en la piel, alteraciones de los sentidos y defectos de nacimiento…” (5).

¿A qué se debe el mercurio en el pescado?

Como mencionamos, la cantidad de mercurio vertido al mar ha venido en franca reducción en las últimas dos décadas. A pesar de esto, un fenómeno ecológico ha permitido el aumento de los niveles de mercurio en los peces en un ambiente con contaminación reducida, pero aún contaminado.

Se conoce cómo “bioacumulación”. Consiste en que la base de la cadena alimenticia de los peces (los peces más pequeños y los mariscos) poseen niveles extrañamente altos de mercurio. Estos al ser consumidos durante un largo tiempo por los peces superiores, debido a la ausencia de especies intermedias que reduzcan la exposición de los peces superiores al mercurio, terminan aumentando los niveles de mercurio en los animales de la cima de la cadena alimentaria (6, 7).

Esto ha sido tan alarmante, que, importantes organizaciones gubernamentales como la Administración de Alimentos y Medicamentos (por sus siglas en ingles FDA) se han visto obligadas a publicar listas de pescados no aptos para su consumo (8).

Sobrepesca

La bioacumulación de mercurio no llega a ser una línea recta en la cadena alimentaria de las especies marinas, sino que depende de la dieta que tiene cada especie en particular.

La sobrepesca ha sido responsable del aumento en los niveles de mercurio en ciertos peces debido a que ha producido una escases de alimento para los peces en la parte superior de la cadena alimentaria, produciendo que tengan un cambio en su dieta para poder sobrevivir. Esto produce que las especies al no encontrar su alimento habitual tenga que consumir otro pescado bien sea más alto o bajo en mercurio, aumentando o disminuyendo los niveles de este metal pesado.

Un ejemplo lo podemos encontrar en el bacalao del Atlántico que empezó a tener bajos niveles de mercurio cuando su principal fuente de alimento, el arenque, fue sobreexplotado. Una vez la población de arenque se recupero, el mercurio del bacalao aumento.

¿Qué debo hacer?

A propósito del tema, el Phd. Christopher Shade nos explica que: “…no significa que debamos evitar los mariscos… el metilmercurio se biomagnifica en las cadenas alimentarias acuáticas… comer en el extremo inferior de la cadena alimenticia… limita significativamente la exposición al mercurio…”. Shade es el fundador de la empresa de desintoxicación nutracéutica QuickSilver Scientific (9A, 9B).

El salmón salvaje y las sardinas son pescados que limitan significativamente la exposición al mercurio debido a que están en este extremo inferior de la cadena.

Por su parte, el también Phd. Shawn Gerstenberger, decano de la facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Nevada, explica sobre el consumo de pescado: “…no se asusten por esta información… el pescado es una excelente fuente de proteínas… fundamental para una dieta saludable…” (10).

Hutchings por su parte también nos recomienda que: “…organismos gubernamentales pueden revisar la legislación para ayudar con la sobrepesca o limitar la cantidad de mercurio permitida en el pescado…”.

También se menciona qué, queda de parte del consumidor reducir los niveles de contaminación en los océanos, y, por supuesto, forzar a los gobiernos locales a que tomen cartas en el asunto (11).

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Si desea utilizar la información proporcionada contacte con [email protected]
Cerrar