Sign In

Remember Me

Dieta macrobiotica – Alimentos que conforman este tipo de alimentacion

Actualmente puedes encontrar una gran diversidad de regímenes alimenticios que se han desarrollado a lo largo del tiempo. Algunas de estas dietas se han vuelto muy populares, mientras que otras no han ganado mucha aceptación entre las personas. En este artículo te daremos a conocer acerca de los beneficios de la dieta macrobiótica. Siendo este un régimen originario de la cultura oriental, que se centra en el consumo de alimentos macrobióticos del Yin y el Yang.

dieta macrobiotica

El Instituto Kushi, una de las autoridades que respaldas esta forma de alimentación, se refiere a este régimen como más que una dieta. Reconociendo los efectos profundos que tiene la comida, el medio ambiente, las actividades y actitudes en nuestro cuerpo-mente-emociones.

Entre los conceptos centrales de la dieta macrobiótica se incluyen creencias de la Medicina Tradicional China. Esta apoya el equilibro del yin y el yang dentro del cuerpo y el entorno. Siendo los alimentos macrobióticos aquellos de origen natural y enteros, que respaldan la salud y devuelven el orden natural de la vida.

Lo más asombroso es que según la Functional Medicine Research Center se ha vinculado el consumo de alimentos macrobióticos con un corazón saludable, una reducción de la inflamación y un peso corporal saludable.

¿Qué es la dieta macrobiótica?

La dieta macrobiótica, es una forma de alimentarse que se basa principalmente en el consumo de plantas. Buscando lograr el equilibrio físico y mental a través de la alimentación. Surgió en Japón gracias a George Oshawa y toma como base el Yin y el Yang, la cual es la expresión del Uno o del Todo. Según Oshawa, tener una dieta basada en este equilibrio ayuda a armonizar el cuerpo, percibiendo la realidad de forma más clara.

Esta dieta por lo general es vegetariana, baja en grasas y busca el equilibrio de macronutrientes como las proteínas, carbohidratos  y grasa. Los alimentos macrobióticos también buscan aprovechar al máximo el mercado local. Otra de sus bases es sobreponer los alimentos de origen vegetal sobre las carnes, lácteos y otros de origen animal. En su mayoría deben ser alimentos orgánicos, de temporada, frescos, crudos y evitar aquellos que usan productos químicos  y pesticidas.

También se puede decir que la alimentación macrobiótica es una forma de comer que incluye mucha diversidad. Asimismo se busca el desarrollo global pero de forma personal e individual, logrando mejorar la conciencia y el estado de salud físico. No es una dieta específica para todos, sino que trata de establecer una forma de alimentación que se adecue a las necesidades físicas, mentales y emocionales de cada individuo.

Por ejemplo, una persona que realiza trabajos pesados no puede consumir lo mismo que una persona sedentaria. Tampoco se puede dar de comer lo mismo a un bebé, un niño o un anciano. Esto también cambia si te encuentras enfermo o aquejado de salud. Son principios lógicos y básicos, pero que toman en cuenta el estudio del Yin Yang en cada individuo.

Bases de la dieta macrobiótica

A pesar de que esta dieta es muy variada alrededor del mundo, tiene algunas bases muy similares:

  • Del 50% al 80% de las calorías deben venir a partir de los carbohidratos complejos, del 15% al 30% son grasas saludables y del 10% al 20% deben ser a partir de las proteínas. Si bien, es una dieta rica en carbohidratos, se evitan los carbohidratos refinados, granos procesados y azucares refinados.
  • Una de las características de los carbohidratos provenientes de los alimentos macrobióticos, es que del 25% al 30% de las calorías vienen de vegetales frescos o cocidos. Este es un porcentaje muy alto considerando el bajo contenido de calorías de este grupo de alimentos.
  • El otro 30% a 40% de los carbohidratos complejos vienen de cereales enteros como el arroz integral, cebada, mijo y avena orgánica.
  • De un 5% al 10% de las calorías provienen de las legumbres o frijoles. Estos por lo general se consumen fermentados (en Asia se utiliza el tofu, miso y tempeh).
  • Otro de los alimentos macrobióticos son las algas marinas. Estas representan del 5% al 10% de las calorías totales.
  • La dieta macrobiótica también incluye pescado y mariscos, varias veces a la semana. Estos alimentos representan un 5% de las calorías de este régimen alimenticio.
También te recomendamos leer:  Una dieta con baja carga glucémica mejora la salud de personas obesas

Otros factores a tener en cuenta

  • Se debe comer únicamente cuando se tenga hambre y la cantidad que se necesite. Lo que vaya más allá de esto se considera exceso.
  • Consumir principalmente alimentos del entorno en donde se vive y que sean los que están de temporada.
  • Come alimentos que sean manipulados lo menos posible.
  • Mastica muy bien los alimentos y medita la razón por la cual estas comiendo.
  • El agua de consumo y la usada para cocinar debe ser hervida
  • No debes consumir alimentos enlatados o congelados. Las frutas y verduras frescas es lo mejor.
  • De ninguna manera debes utilizar el microondas para preparar tus comidas.
  • Solo se debe beber té hecho con granos tostados o diente de león.
  • No consumir alimentos pesados que causen estreñimiento, ni bebidas estimulantes.
  • Se utiliza aceites sin refinar hechos con sésamo o semillas de calabaza.
  • Si bien los aceites pueden ser muy beneficiosos para el organismo, se deben consumir con moderación. Asimismo se debe conservar en envases de cristal y opacos.

Talvez notes que la dieta macrobiótica es muy similar a la dieta de Okinawa. Esto no es de extrañar, ya que ambas provienen del continente Asiático.

¿Cuáles son los alimentos macrobióticos?

Aunque la dieta macrobiótica no tiene un menú especifico, esta sí divide los alimentos en dos grupos.

  • Los alimentos Yin: Se trata de los que tienen energía fría, debilitante y dispersante. Estos son: los lácteos, la miel, el azúcar, las verduras, las frutas, la berenjena, la remolacha, el tomate y el alcohol.
  • Los alimentos Yang: Son los que proporcionan energía caliente, contractiva y tonificante, estos son: Cereales, carne, sal, pescado, verduras de raíz.

La dieta macrobiótica se adecua a la fisiología de cada persona, el lugar donde vive y a la estación del año. Pero se puede mencionar el orden de los alimentos macrobióticos que se estipula de forma general en esta dieta.

Cereales integrales

Según los principios de la alimentación macrobiótica, esta debe estar basada en los cereales. Esto se debe a que según el Yin y el Yang son los alimentos que más se acercan a nuestra composición orgánica. Este grupo de alimentos se deben ingerir de forma integral y no refinada, ya que el alimento refinado se le ha despojado de algo, lo que le resta fuerza y lo desequilibra. Esto incluye todos los tipos de alimentos cultivados orgánicamente como el arroz, el mijo, la cebada, el alforfón, el amaranto, quinua, centeno y avena. Asimismo se  debe incluir fideos elaborados con arroz integral, soba y otros granos

Legumbres,  Nueces y semillas oleaginosas

Este grupo de alimentos incluye a los frijoles adzuki, negros y edamame.  Entre las Nueces y semillas se puede mencionar el sésamo, la calabaza, las almendras y las castañas.

Verduras, hierbas y algas

Los vegetales son permitidos y la cantidad se determina según las necesidades de cada persona. Se recomienda consumir primero los tubérculos pues complementan adecuadamente a los cereales, luego se introduce el resto de las verduras. Los alimentos macrobióticas deben consumirse tomando en cuenta las proporciones, pues esta dieta le da mucha importancia a este aspecto.

También te recomendamos leer:  Alimentos que mas engordan y consejos para reducir de peso

Los alimentos macrobióticos que conforman este grupo son las verduras frescas de hojas verdes como el repollo, los champiñones, el cebollín, los puerros, el brócoli, las zanahorias, las remolachas, las diversas variedades de calabazas, berros y coliflor. La dieta macrobiótica también incluye los vegetales y algas marinas. El jengibre, ajo y cilantro también se incluye en esta dieta.

Alimentos fermentados

Los alimentos fermentados tienen la capacidad de estimular la flora bacteriana, siendo esta la responsable de mejorar la digestión de los alimentos. En la dieta macrobiótica se prioriza el consumo de alimentos fermentados de origen vegetal. Esto incluye los encurtidos, pickles, miso, tempeh, natto, entre otros. Con una pequeña cantidad de estos alimentos es más que suficiente.

Alimentos y bebidas específicas

Esta dieta incluye alimentos que deben estar siempre presentes y a los que se les adjudica propiedades medicinales. Los alimentos macrobióticas específicos son: Las algas, los derivados de la soya (miso y tamari), tés verdes (de tres años), ciruelas umeboshi, entre otros. Todos estos son productos orientales, originarios de Japón pero que poco a poco han hecho su entrada en Occidente.  Por lo general se utiliza la miel para endulzar o aromatizar.

Alimentos a evitar en una dieta macrobiótica:

Si bien esta dieta puede variar según las necesidades de las personas. Por lo general se tratar de evitar los siguientes alimentos:

  • Alimentos envasados y procesados
  • Lácteos
  • Carne (Depende de las necesidades de la persona que la utilice)
  • Huevos
  • Azúcar refinado y edulcorantes
  • La mayoría de las frutas, especialmente las frutas tropicales
  • El Café
  • Especias fuertes o calientes

Verduras de Nightshade:

Estas verduras son de color oscuro e incluye las berenjenas, tomates, papas y pimientos. Si bien estas verduras no son un problema para la mayoría de las personas, algunos pueden experimentar  problemas digestivos y reacciones inmunes al consumir estos alimentos. Se debe señalar que la eliminación de estos vegetales es uno de los puntos donde más se le critica a la dieta macrobiótica. Muchos expertos consideran que la eliminación de estos alimentos no es necesario para la mayoría de las personas sanas.

Beneficios de la dieta macrobiótica

Rico en nutrientes esenciales y reduce la inflamación

Según un estudio hecho en el 2015 por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Memphis, este tipo de dieta tiene un amplio potencial antiinflamatorio y anticancerígeno. Esta conclusión la obtuvieron después de analizar su composición nutricional de los alimentos macrobióticos. Estos proporcionaban un bajo porcentaje de calorías a partir de las grasas.

La dieta macrobiótica también es capaz de proporcionar una mayor ingesta de fibras y micronutrientes. Superando a menudo las recomendaciones diarias de diferentes nutrientes con excepción de la vitamina D, la vitamina B12 y el calcio. Otro resultado prometedor era su capacidad antiinflamatoria y por este motivo los investigadores señalan su potencial para prevenir diferentes enfermedades.

Puede ayudar a mejorar la salud del corazón

Son muchos los estudios que indican como el consumo de nutrientes presentes en la dieta macrobiótica promueven un corazón saludable. Siendo este un régimen alimenticio que disminuye los niveles de grasas en la sangre y regula la presión arterial. Esto se debe a que los alimentos macrobióticos por lo general son ricos en antioxidantes, compuestos antiinflamatorios y  fibra dietética. Un ejemplo seria que las verduras poseen altas cantidades de fibra que se han relacionado con menores factores de riesgo que desencadenan enfermedades cardiovasculares.

Mantiene un peso saludable

La dieta macrobiótica no solo se centra en consumir los alimentos adecuados, sino que también busca que se consuman las cantidades correctas. Asimismo reduce la velocidad y trata de que las personas tomen conciencia de las sensaciones mientras se ingiere alimentos.

Este enfoque puede ser de mucha ayuda, ya que no solo se trata de eliminar o consumir menos alimentos. Esto evita que te sientas excesivamente hambriento y deprimido. De esta manera comerás conscientemente y elegirás sabiamente aquellos alimentos que pueden satisfacer las necesidades de tu cuerpo.

Bajo contenido en azúcar, gluten y compuestos procesados

Esta dieta está basada principalmente en alimentos integrales y elimina por completo las comidas chatarras, productos envasados, frituras y otros. Es por esta razón que esta dieta es baja en calorías pero a la vez muy rica en nutrientes como la C, vitamina E y fibra.

También te recomendamos leer:  Como hacer ensaladas deliciosas a incluir en tu dieta

La alimentación macrobiótica también puede ser muy útil para las personas con alergias alimentarias. Esto se debe a que elimina toda clase de alérgenos comunes que pueden producir problemas digestivos como los lácteos, el gluten y las solanáceas. El único problema de esta dieta es que incluye alimentos con un alto contenido de sodio debido al uso de productos como la salsa de soja, soja fermentada y verduras marinas.

Puede prevenir el cáncer

Si bien una dieta adecuada solo es un factor en la prevención del cáncer. Algunas investigaciones sugieren que la dieta macrobiótica puede reducir el riesgo de padecer cáncer debido a que proporciona unos altos niveles de antioxidantes.

Según un estudio que fue publicado en el 2011 por la Journal of Nutrition, existe cierta evidencia de que la composición del grupo de alimentos macrobióticos pueden ayudar a prevenir enfermedades crónicas e incluso puede reducir el riesgo de padecer cáncer.

Por otro lado esta dieta es muy rica en fitoestrógenos que provienen de alimentos como la soya fermentada y las semillas de sésamo. Si bien se sabe que un consumo excesivo de estrógenos puede tener sus propios riesgos, en el caso de mujeres mayores de 50 años que sufren de bajos niveles de estrógeno puede reducir el riesgo de sufrir cáncer de mama, entre otros beneficios.

Régimen macrobiótico

El régimen curativo

Consiste en una alimentación específica cuando se cursa una enfermedad. En este caso se debe comer equilibradamente de forma estricta durante la enfermedad para que el organismo no se agreda y se recupere la lógica interior. Casi siempre el desequilibrio del cuerpo viene por el consumo excesivo de cosas Yin, en este caso se debe hacer un régimen restrictivo o Yang. Pero si se presenta una enfermedad generadas por consumir muchos alimentos Yang, el régimen curativo debe sr consumir alimentos Yin.

Régimen clásico o estándar

Un discípulo de Oshawa, llamado Michio Kushi, ha hecho famoso el conocido régimen clásico o estándar. Este régimen consiste en tomar alimentos macrobióticos teniendo en cuenta proporciones generales y convenientes para la gran mayoría de las personas. A continuación conocerás como esta conformada:

Precauciones con esta dieta

La dieta con alimentos macrobióticos puede llevar a carencias nutricionales, como la mayoría de las dietas. Si deseas comenzar un régimen macrobiótico, debes consultar con un nutricionista para que guíe este cambio en tu alimentación.

Aunque la dieta macrobiótica es uno de los enfoques dietéticos más populares para tratar enfermedades crónicas, son pocos los estudios que han demostrado su eficacia para prevenir y tratar las enfermedades. Por lo tanto, aún se requiere de más investigaciones antes de afirmar los beneficios de esta dieta. Asimismo existen preocupaciones con los alimentos macrobióticos en los siguientes casos:

  • Si eres un paciente que no usa los tratamientos convencionales y realiza las visitas al médico correspondiente.
  • Puede producir deficiencias nutricionales por el bajo consumo de vitamina D, calcio y proteínas
  • Un consumo pobre en calorías puede producir fatiga y pérdida de masa muscular. Esto se debe a los bajos niveles de hierro y vitamina B

La dieta macrobiótica puede ser difícil de seguir debido a que los ingredientes macrobióticos son difíciles de conseguir. Algunos expertos también piensan que el consumo excesivo de sal de esta dieta es una preocupación  y que no existe la necesidad de eliminar la mayoría de las frutas, incluidas las frutas tropicales.

Siendo todos estos argumentos muy válidos y que deben analizarse con un profesional capacitado. Si sufres de alguna enfermedad o  consumes medicamentos, es necesario que obtengas la opinión de un profesional.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de E-mail no sera publicada. Se requiere los campos marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*