Colesterol: Importancia y mitos sobre este importante compuesto

El consumo de alimentos con colesterol llega a ser parte importante de una alimentación saludable, ya que es una sustancia que forma parte de las membranas lipídicas, ayudando a mantener la fluidez de las células. Si bien el exceso de esta sustancia puede llegar a ser perjudicial para la salud, en cantidades normales es un componente esencial. Esto se debe a que es un regulador de las sustancias que entran y salen de las células. Además de mantener ciertas interacciones con las proteínas encargadas de regular la actividad celular. También se debe remarcar que es un componente abundante en las estructuras mielinizadas del cerebro y el sistema nervioso central.

alimentos con colesterolPor otro lado, el consumo de esta sustancia debe ser controlada. Esto se debe a que los niveles excesivos de colesterol llegan a ser un peligro para nuestra salud, especialmente cuando no se detecta a tiempo. Llegando a producir el estrechamiento de las arterias y poniendo en peligro la salud de la persona afectada.

Funciones del colesterol

El colesterol es una sustancia imprescindible para la vida del hombre y animales debido a que cumple las siguientes funciones:

  • Función Estructural: Importante para las membranas plasmáticas de las células de los animales.
  • Es un precursor de la vitamina D, sustancia esencial para la metabolización del calcio.
  • Precursor de las denominadas hormonas sexuales, incluyendo la progesterona, estrógeno y testosterona.
  • Es un precursor de las sales biliares, esencial para la absorción de los nutrientes lipídicos y la principal vía de excreción del colesterol corporal.
  • Precursor del cortisol y aldosterona.

Lipoproteínas

Si se habla del colesterol no se puede dejar de mencionar a las lipoproteínas. Estos son complejos macromoleculares que están compuestos por proteínas y lípidos, mismos que están encargados de transportar el colesterol desde el hígado hacia los tejidos para su utilización. Posteriormente, los absorben en la sangre y lo regresan al hígado, donde se eliminan a través de las sales biliares mediante las heces. Estas se clasifican de acuerdo a su densidad y tienen diferentes funciones, pero mayormente se conocen como:

Colesterol LDL (Low Density Lipoprotein)

Esta lipoproteína de baja densidad transporta el colesterol desde el hígado hacia los tejidos. Se sabe que sufrir de altos niveles de LDL puede llegar a ser peligroso y perjudicial. Esto se debe a que puede producir la formación de placas de grasas, mismas que se adhieren a las paredes de los vasos sanguíneos, produciendo su estrechamiento. Esto dificulta el paso de la sangre, llegando aumentar las probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Si bien los altos niveles de LDL han sido asociados con los problemas cardiovasculares. Se debe remarcar que no existen estudios concluyentes que puedan afirmar que el colesterol sea el causante de los males cardiacos. Siendo la única conclusión que se puede sacar que sus altos niveles llegan a ser un factor más que contribuye con este mal.

Se considera que los niveles de colesterol LDL son altos cuando supera los 130 mg/DL, en la mayoría de los casos. Sin embargo, existen personas que necesitan de un mayor control.

Colesterol HDL (High density lipoprotein)

Las lipoproteínas de alta densidad están encargadas de transportar el colesterol desde las arterias al hígado, donde posteriormente se elimina. De esta manera se evita su acumulación y la posterior formación de la placa arterioesclerótica, la principal causa de trombosis. Si bien llega a ser sumamente importante, su nombre de “Colesterol Bueno” crea la falsa idea de que su solo consumo puede prevenir la aparición de ciertas enfermedades, algo que no está avalado por estudios científicos concluyentes.

No se puede negar la existencia de estudios betas que señalan que las altas concentraciones de HDL o superiores a 60 mg/dL pueden prevenir las enfermedades cardiovasculares, mientras que las bajas concentraciones de HDL o por debajo de 35 mg/dL aumentarían este riesgo. Sin embargo, estos estudios no tienen conclusiones científicamente consistentes como para poder tomar tales afirmaciones como ciertas.

Es por esta razón que los niveles de HDL no deben tomarse de forma aislada, sino como parte de un conjunto de factores que ayudan a saber nuestra predisposición a este tipo de enfermedades. Estos factores deben incluir, los niveles de colesterol LDL, colesterol Total, trigliceridos, edad, presión arterial, uso de cigarro o no, medicamentos, entre otros.

Colesterol HDL VS LDL

Científicamente los términos de colesterol bueno y malo no son los más apropiados, ya que estos términos llevan a los extremos las funciones que realizan estas complejas lipoproteínas. La función del LDL es transportar el colesterol desde el hígado hacia los tejidos para su utilización. Mientras que el HDL los lleva de regreso al hígado para su posterior eliminación. El uso de estos términos es equivocado, ya que inducen al error de pensar que uno es beneficioso y el otra no. Siendo en realidad que ambas moléculas tienen importantes funciones en el cuerpo.

La importancia del balance

A pesar de no existir evidencia suficiente como para poder afirmar que el colesterol aumenta el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca, lo que está claro es que es muy importante mantener un adecuado balance entre el colesterol HDL y LDL. Esto se debe a que unos niveles apropiados de HDL serán capaces de eliminar el LDL y prevenir su oxidación en las arterias. Caso contrario, no se llegaría a eliminar y se empezarían a formar placas en los vasos sanguíneo.

Alimentos con colesterol

Si bien es cierto que tanto el colesterol HDL como el LDL son importantes. Existen algunos alimentos que pueden llegar a producir unos altos niveles de LDL, produciendo que su consumo continuo puede ser peligroso para la salud. Del mismo modo ocurre con el HDL, ya que algunos alimentos pueden ayudar a aumentar sus niveles.

Colesterol HDL

Los alimentos con colesterol bueno o HDL son principalmente las fuentes de grasas saludables, destacando principalmente las grasas no saturadas. Esto se debe a que su consumo ayudaría a aumentar la proporción de HDL, fomentando una adecuada eliminación del colesterol malo. Evitando que se adhiera a las paredes de las arterias y permitiendo una adecuada circulación de la sangre.

Algunos de los alimentos con colesterol que evitan el estancamiento del LDL son:

  • Pescado azul: Especialmente ricos en ácidos grasos omega-3, una grasa poliinsaturada que ayuda a disminuir los triglicéridos.
  • Frutos secos: Se debe consumir unos 25 gramos de frutos secos al día. De esta manera se mantiene un corazón saludable, al mismo tiempo que se reduce los niveles de colesterol.
  • Aceite de oliva: Uno de los aceites más saludables que existen y un alimento básico en la dieta mediterránea. Es rica en grasas saludables capaces de prevenir la aparición de enfermedades el corazón.
  • Frutas: El aguacate es una fruta que destaca en este grupo debido a que esta conformado principalmente por grasas saludable.
  • Las verduras y hortalizas: El brócoli y coliflor también proporcionan algunos nutrientes esenciales para nuestro organismo.

Es importante mencionar que el consumo de alimentos ricos en fibra también llega a ser útil para limpiar el exceso de grasa de las arterias.

Colesterol LDL:

Mantener una dieta equilibrada y saludable es fundamental para prevenir el aumento del colesterol LDL. Sin embargo, es importante conocer cuáles son los alimentos que llegan a aumentar el LDL, para que puedas consumirlo en bajas cantidades o incluso eliminarlos de tu dieta. Algunos de los alimentos con colesterol de este grupo son:

  1. Grasas trans: Productos de panadería y alimentos precocinados, papas fritas, margarinas y la comida chatarra como perritos calientes, hamburguesas, pizzas….
  2. Grasas saturadas: Si bien las grasas saturadas no son malas, su consumo excesivo puede fomentar el aumento del LDL. Este grupo esta constituido principalmente por los alimentos de origen animal.
  3. El aceite de coco y de palma.
  4. Los alimentos fritos también forman parte de este grupo. Es mejor optar por las opciones de cocción más saludables, como al vapor, a la plancha, entre otros.

Recomendaciones finales:

Recuerda que la alimentación únicamente es uno de los factores que fomenta un adecuado balance entre el HDL y LDL, Siendo igual de importante evitar los hábitos nocivos como el beber, fumar, comer alimentos ricos en grasas tras, entre otros. También se debe resaltar la necesidad de mantener una rutina de ejercicio físico para mantener unos adecuados niveles de colesterol.

Por ultimo, si te han detectado problemas con esta sustancia, es sumamente importante consultar el consumo de los alimentos con colesterol con un profesional. Ademas de seguir sus recomendaciones al pie de la letra.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.