Alimentos con Cloro – Importancia y cuidados a tener en cuenta

Entre los minerales que podemos encontrar en nuestro organismo debemos mencionar al cloro. Este es uno de los elementos químicos que se encuentra abundantemente en la naturaleza y que ayuda a nuestro organismo a funcionar correctamente. Esto se debe a que desempeña un papel importante en el mantenimiento del equilibrio de los líquidos en la sangre, y es requerido para una adecuada producción de ácido clorhídrico en el estómago. Sin embargo, su exceso llega a ser muy problemático. Siendo este un artículo hecho para conocer los alimentos con cloro, su importancia y peligros latentes.

alimentos con cloro
Consumir Alimentos con cloro es muy beneficioso para nuestro organismo

Si bien este compuesto es parte de algunos productos como el cloruro de sodio (sal de mesa) y el cloruro de potasio, existen formas de cloro que llegan a ser altamente tóxicas. Incluso podemos encontrar estudios que indican que el uso del cloro en la purificación del agua potable se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, cáncer y problemas vaginales en mujeres. (1) Por fortuna, el cloro que encontramos naturalmente en los alimentos no llega a producir estos males.

Los alimentos con cloro llegan a formar parte habitual de la dieta de cualquier persona pues está presente en casi todos los alimentos. Es por esta razón que una deficiencia de este mineral es raro o inexistente.

Importancia del Cloro

Este mineral se encuentra abundantemente en el cuerpo, dentro de a sangre y en el ácido clorhídrico, sustancia presente en el estómago y cuya función es la de descomponer y digerir los alimentos. Gracias a esto lo que ingerimos se transforma en sustancias más pequeñas que se pueda seguir digiriendo en los intestinos y posteriormente absorbidos gracias al proceso de digestión. El cloro al estimular la producción de jugos gástricos es capaz de disminuir ciertos problemas estomacales como la indigestión, las flatulencias, la insuficiencia hepática e inclusive la cirrosis.

El cloruro también es un electrolito importante pues está encargado del equilibrio ácido-base (pH) en el cuerpo, regula los líquidos y transmite los impulsos nerviosos.

Por el contrario, no consumir alimentos con cloro puede acarrear severos problemas en las articulaciones, digestivos, musculares, caries, problemas del hígado y pérdida de cabello. Además, permite la eliminación de las sustancias de desecho a través del sudor y la orina, ayudando a purificar la sangre. También participa en el funcionamiento del corazón y una adecuada presión arterial (2)

¿Qué alimentos con cloro existen?

El cloro está presente en la mayoría de alimentos y suministros de agua. Entre los alimentos que son ricos en cloro se puede mencionar a las coles, coliflor, brócoli y coles de Bruselas. Este mineral también está presente en el rábano, tomates, papas, berenjenas y pimiento. La mayoría de los vegetales de hojas verdes también contienen una forma biodisponible de cloro. Otras fuentes de este mineral son:

  • Apio
  • Aceitunas
  • Lechuga
  • Algas
  • Vegetales enlatados debido a la sal añadida.
  • Higos secos
  • Alcachofas
  • Espinaca
  • Zanahoria
  • Cereales y derivados
  • Frutos y frutas secas
  • Setas
  • La pimienta negra
  • Carnes

Sin embargo, una de las principales fuentes de cloro en la dieta humana se encuentra en la sal de mesa o conocida como cloruro de sodio.

Hipercloremia o exceso de cloro en sangre

La hipercloremia ocurre por el desequilibrio electrolítico ocasionado por el exceso de cloruro en la sangre. Los riñones son órganos importantes en la regulación del cloruro. Es por esta razón que un desequilibrio de este electrolito puede significar un mal funcionamiento de estos órganos. También puede ser causada por una deshidratación severa y diabetes, males que afectan la capacidad de los riñones para mantener el equilibrio de este mineral.

El principal síntoma que pueden indicar hipercloremia es la acidosis, producida cuando la sangre es demasiado ácida. Este mal también incluye síntomas como fatiga, debilidad muscular, sed excesiva, membranas mucosas secas, presión sanguínea alta, entre otros. Sin embargo, algunas personas no llegan a experimentar un síntoma notable hasta que se realice un análisis de sangre de rutina.

El cloruro está regulado por los riñones, órganos que filtra la sangre y mantiene una composición estable. La hipercloremia ocurre cuando los niveles de cloruro en la sangre se vuelven demasiado altos. Son varias las formas en que puede ocurrir la hipercloremia e incluye: (3)

  • Ingesta excesiva de una solución salina. Esto puede ocurrir en personas internadas en un hospital y/o durante una cirugía
  • Enfermedad renal crónica o aguda
  • Diarrea severa
  • Ingesta excesiva de agua salada
  • Alta ingesta de sal dietética
  • Intoxicación con bromuro, algunas drogas
  • Acidosis renal o metabólica, ocurrida por un exceso de ácido en la sangre.
  • Alcalosis respiratoria.
  • Uso de medicamentos inhibidores de la anhidrasa carbónica a largo plazo, utilizados en el glaucoma.

Ingesta recomendada

Las recomendaciones diarias para el cloro o cloruro se utilizan como una referencia y han sido dadas por la Junta de Alimentos y Nutrición del Instituto de Medicina. Estos valores varían según la edad y el género. (4)

EdadRecomendaciones diarias
0 a 6 meses de edad 0.18 gramos por día (g / día)
De 7 a 12 meses 0,57 g / día.
Niños (AI)
1 a 3 años 1.5 g / día.
4 a 8 años 1.9 g / día.
9 a 13 años 2,3 g / día.
Adolescentes y adultos (IA)
Hombres y mujeres, de 14 a 50 años 2,3 g / día.
Hombres y mujeres, de 51 a 70 años 2,0 g / día.
Hombres y mujeres, de 71 años y más 1.8 g / día.
Mujeres gestantes y lactantes de todas las edades 2,3 g / día.

Recomendaciones finales

El cloro es muy importante en nuestra salud, pero es aconsejable no preocuparse por la ingesta de este mineral pues está presente en todos lados, a menos que sufras de algún problema médico. Si este es tu caso entonces tu medico es la persona apropiada para aconsejarte el camino a llevar.

Esto se debe a que un exceso de cloro puede provocar vómito, diarrea y la eliminación de la flora intestinal (esencial para la correcta absorción de los nutrientes y la inmunidad). Es por ello que muchas veces los que toman suplementos con cloruro en su composición o agua clorada en abundancia deben consumir alimentos probióticos como el yogur para favorecer la recuperación de la flora intestinal.

Artículos relacionados