Albaricoque o Damasco: Beneficios y propiedades nutricionales

El albaricoque o también conocido como albérchigo, damasco o chabacano, es una fruta de hueso que tiene la piel amarilla y una pulpa jugosa y dulce. Esta es una fruta que se puede consumir cruda, además se puede utilizar para preparar mermeladas e innumerables productos horneados. Lo más sorprendente es que el consumo de esta fruta nos aporta muchos beneficios nutricionales. Sigue leyendo Y aprende más sobre los beneficios y propiedades del albaricoque.

beneficios y propiedades del albaricoque o damasco

Las semillas que se obtienen de los albaricoques también se pueden consumir, ya que son muy similares a algunas nueces. Estas semillas nos llegan a proporcionar un gran número de grasas saludables, fibra y hierro.

Esta fruta comestible proviene del albaricoquero, un árbol que pertenece a la familia de las Prunus. Este es un género de plantas que incluye árboles productoras de ciruelas, cerezas, melocotones, almendras, entre otros. Si bien, esta planta es originaria de Armenia, China o Japón, en la actualidad se les cultiva alrededor de todo el mundo.

Estos frutos son muy reconocidos por tener un alto contenido en nutrientes como la vitamina a, vitamina C, fibras, entre otros. También se puede destacar que una de las propiedades del albaricoque es tener un bajo contenido en calorías, Siendo muy útil, como aperitivo, para aquellas personas que quieren bajar de peso saludablemente.

Beneficios y Propiedades del albaricoque a destacar

Promueve un hígado saludable

Una de las propiedades del albaricoque es ser un alimento hepatoprotector. El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo humano y cumple muchas funciones importantes para el organismo. Entre algunas de las funciones que podemos destacar, esta su capacidad para promover la producción de proteínas que ayudan a la coagulación de la sangre y ayudar a que las grasas se descompongan y transformen en energía.

Si hablamos de estudios, podemos mencionar que la “British Journal of Nutrition”, señaló que el albaricoque pudo proteger el hígado de animales, contra el daño hepático y el hígado graso. Esta es una enfermedad que se caracteriza por producir una acumulación de grasa en el hígado y que en el peor de los casos se puede transformar en cáncer.1

La Universidad de Inonu, en Turquía, realizo un estudio con el fin de observar el efecto regenerativo de los albaricoques orgánicos en ratas con problemas de hígado. El resultado fue que las ratas que consumieron los albaricoques secos, presentaron una mayor regeneración del hígado.2

Si quieres disfrutar de un hígado sano, entonces tu dieta no solo debe centrarse en el consumo de albaricoques, sino que también debes consumir alimentos antiinflamatorios, reducir el estrés y aumentar la actividad física diaria.

Es muy rico en antioxidantes

El consumo de albaricoques, no sólo te provee de innumerables nutrientes, ya que también te proporciona muchos componentes antioxidantes. Los antioxidantes son sustancias que nos ayudan a combatir los radicales libres y prevenir el daño celular. Este es un componente que ha sido ampliamente estudiado, ya que existe una fuerte evidencia de como el consumo de alimentos con antioxidantes,  puede reducir las probabilidades de sufrir enfermedades crónicas como los problemas cardíacos y el cáncer.3

Entre los antioxidantes que poseen los albaricoques, podemos mencionar los carotenoides. De acuerdo a un estudio publicado por la “Journal of Agricultural and Food Chemistry”, los albaricoques son especialmente ricos en carotenoides como el betacaroteno, la betacriptoxantina y el Gammacaroteno.

Reduce la inflamación

Si bien son muchas las personas qué piensan que la inflamación es algo contraproducente, la realidad es que esto no es del todo cierto. Esto se debe a que la inflamación, es una respuesta natural del sistema inmune para combatir a los Invasores y proteger nuestro cuerpo de posibles lesiones.

Sin embargo, lo que se conoce como inflamación crónica, es un problema que puede causar una serie de estragos en nuestro organismo. Esto se debe a que contribuye a la aparición de enfermedades graves como los problemas cardíacos, la diabetes, la artritis.

Por su parte, son muchos los estudios que señalan como los albaricoques tiene una poderosa capacidad antiinflamatoria, capaz de protegernos contra estas enfermedades. No es de extrañar, que la semilla de albaricoques, sean muy reconocidas en la medicina tradicional por aliviar la inflamación.

Un estudio hecho en animales por la Universidad Isfahan de Ciencias Médicas, señalo como el uso de un aceite esencial de semilla de albaricoque, llego a proteger a las ratas de prueba contra la colitis ulcerosa, una enfermedad inflamatoria en el intestino.4

Si quieres combatir la inflamación crónica, entonces incluye alimentos antiinflamatorios a tu dieta como las verduras de hojas verdes, la remolacha, los arándanos, el brócoli y la piña.

Evita el estreñimiento

Esta es una de las propiedades del albaricoque, que se deben a su alto contenido en fibras. La cantidad de fibra que puedes encontrar en una taza de esta frutas es de aproximadamente 3.1 gramos. Esto equivale al 12% de nuestras necesidades diarias.

La fibra es un compuesto que se caracteriza por moverse a través del sistema digestivo sin ser digerido, esto permite aumentar el volumen de las heces y prevenir el estreñimiento. Un estudio publicado por la “World Journal of Gastroenterology” en el año 2012, analizó varios estudios, donde se notó como el aumento de la ingesta de fibra, aumento la frecuencia de las deposiciones en pacientes que sufren de estreñimiento.5

Sin lugar a dudas, esta es otra de las razones para incrementar nuestro consumo de fibra, mediante la ingesta de albaricoques, papaya, entre otros.

Promueve la salud ocular

Uno de las propiedades del albaricoque fresco es poseer un alto contenido en vitamina A, ya que en tan sólo una taza de esta fruta fresca, puede encontrar hasta el 60% de nuestras necesidades diarias de esta vitamina. Esta cantidad se ve en aumento si el albaricoque pasa por un proceso de secado, ya que te puede proporcionar casi la totalidad de tus requerimientos de esta vitamina.

Esta vitamina juega un papel muy importante en la salud ocular. No es de extrañar, que una deficiencia de vitamina A te produzca síntomas como los ojos secos, pérdida de visión, ceguera nocturna, entre otros.

Sin embargo, este no es el único beneficio del albaricoque para tu visión, ya que en el 2016 se realizó un estudio qué fue publicado por la revista “Nutrients”, donde se señaló otro de los posibles usos de esta fruta. Según esta investigación, la aplicación tópica de un extracto de albaricoques, pudo reducir los ojos secos de ratones, ya que promovía la producción de líquido lagrimal.6

Propiedades Nutricionales

Si se compara con otras frutas, el aporte energético del albaricoque es muy bajo, debido a su elevada cantidad de agua y bajo aporte de carbohidratos. Sin embargo, entre los nutrientes que posee se puede  destacar que tiene un aporte muy alto de fibra y provitaminas A (como el beta-caroteno). Las propiedades del albaricoque se deben a su alta densidad nutricional, ya que en 100 gramos de esta fruta fresca podemos encontrar:

Información Nutricional
Cantidad% RD
Calorías48 (201 kJ)2%
Carbohidratos totales11.2 gr4%
Fibra dietética2 gr8%
Proteína1.4 gr3%
Vitaminas
Vitamina A1926 IU39%
Folato9 mcg2%
Ácido pantoténico0.2 mg2%
Vitamina B60.1 mg3%
Vitamina C10 mg17%
Niacina0.6 mg3%
Vitamina E (alfa tocoferol)0.9 mg4%
Colina2.8 mg
Vitamina K3.3 mcg4%
Minerales
Calcio13 mg1%
Hierro0.4 mg2%
Magnesio10 mg2%
Fósforo23 mg2%
Potasio259 mg7%
Sodio1 mg0%
Zinc0.2 mg1%
Cobre0.1 mg4%
Manganeso0.1 mg4%
Selenio0.1 mcg0%

Precauciones

Si bien, las semillas de albaricoque se pueden consumir como un refrigerio dulce, no se recomienda usar las semillas que provengan del albaricoque amargo. Esto se debe a que contiene una sustancia conocida como amigdalina, que eleva los niveles de cianuro cuando se consume en exceso. Es por esta razón que debes optar por las variedades dulces para prevenir la toxicidad.

También debes tener en cuenta que el proceso de secado de los albaricoques, no solo aumenta el número de nutrientes que posee, sino que además aumenta considerablemente los carbohidratos y calorías que nos proporcionan. Es por esta razón que se debe consumir los albaricoques secos con moderación, para evitar que genere un aumento de peso y de los niveles de azúcar en la sangre. Esto es algo que no ocurre con los albaricoques frescos y pueden consumirse sin preocuparse por las calorías.

Esta fruta es completamente segura cuando se consume como alimento. Sin embargo, algunas personas pueden sufrir de alergia con el consumo de albaricoques. Si presentas algún síntoma adverso con su consumo entonces probablemente seas alérgico a esta fruta. En este caso debes suspender su consumo y consultar con tu médico.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.